lunes, 22 de marzo de 2010

San Juan de Dios 1975-1984

     En 1975 mi madre me inscribió en el Colegio de Educación Especial San Juan de Dios. En aquella época no se contemplaba la integración de niños con algún tipo de deficiencia en los centros ordinarios de educación, así que mi única opción fue esa, ¡y gracias! porque hasta ese año no decidieron hacerlo mixto.

¿Saben cual fue mi primera sensación al entrar por la recepción? ¡¡La de temor!! pero no por ser mi primer día de cole sino porque nada más pasar aquella gran puerta de madera dislumbré ¡¡¡el maaar!!!. Pues sí... Vi el mar y creí que era una piscina enooorme para aprender a nadar. Solamente la idea  me aterraba, quizás es un trauma que llevo desde esa época y por eso aún me hundo como un escombro (risas, bueno.., CARCAJADAS).
Mi madre tuvo que rellenar una serie de impresos mientras yo esperaba mirando boquiabierta a la recepcionista. Se llamaba Nena y ¡¡era coja!! Llegué a pensar que todo el mundo allí tenía alguna tara aunque no me imaginaba a las monjas con la "pata chula" (risas).  

 Por aquel entonces yo contaba con cinco añitos y recuerdo que eran tantas las ganas y la ilusión que me hacía ir al cole, (acuérdense de mi primera entrada donde relato mi gran desconsuelo y enorme congoja por no poder ir a la guardería como mi hermano), que no lloré ni el primer día de clase cuando mi madre me dejó en aquella laaaarga fila.
Parece mentira pero me parece verme allí ahora mismo... Yo, una rabujilla de pelo ondulado, asombrada de ver a tanto niño lloriqueando, gritando, etc. Jamás olvidaré a una niña, un año mayor que yo, pegada a las piernas de su madre llorando como una magdalena suplicando "vámonos, vamonos"... En honor a la verdad, he de confesar que en ese instante fue cuando, sin que cuente lo de "la piscina", comencé "acojonarme" un poquito... Yo miraba atónita a mi madre con cara de "no entiendo un carajo", y mi madre me devolvía la mirada como diciendo "no pasa nada" y me devolvía la confianza.  Pero... ¡¡joeeeer!!, aquella chiquilla parecía tenía bunitex en las manos, no dejaba de llorar, era tan desgarrador el "vámonos, vámonos" que yo dudaba ya hasta de mi madre.

En la clase nos esperaba la señorita Mari Val. Era rechoncha, con un pelo castaño largo y muy fino, los cachetes regordetes rojizos y mirada tierna... Sonreía mucho y su voz era tan dulce que me sentí feliz de estar allí. La clase era totalmente cuadrada y espaciosa. Tenía una hilera de grandes ventanales protegidos por persianas marrones. Una enoooorme pizarra verde y unos pupitres de madera más viejos que mi abuela.  Nos invitó a sentarnos donde quisiéramos y yo lo hice al lado de Migdalia, la llorona de la fila que, por cierto, todavía seguía derramando lágrimas aunque ahora sin tanto histerismo. ¡¡Quién iba a decirme que durante 9 años sería mi mejor amiga!!
Aquí les dejo una foto de Migdalia (izquierda) y yo (derecha).

Jamás creí que diría esto pero... añoro muchísimo esa época... Bueno, más que añorar diría que la revivo con grandes dosis de ternura y cariño. Fuí feliz en ese colegio pese haberme quedado interna un par de fines de semana porque mi madre tenía que ocuparse de asuntos varios. Anécdotas tengo... Uffff... ¡¡Para no parar de escribir!! Como cuando una vez, en 4º curso, pasé olímpicamente de hacer los deberes de matemáticas que el profe D. Manuel había mandado y cuando fue a mirarlos mesa por mesa le mostré unos ejercicios realizados con anterioridad y éste, dirigiéndose a los demás alumnos a la vez que se acercaba a mi libreta dijo:
-"Tengo que fijarme bien por si acaso me dan gato por liebre..."-
En ese instante dije para mis adentros... "TIERRA TRÁGAME" y supe que mi cara estaba como un pimiento morrón rojo porque sentí ¡¡un calooor!! que vaya a la porra el climaterio de mi madre.
No sé si realmente se percató o no de mi engaño y quiso sutílmente advertirme para no dejarme en ridículo, pero el caso es que me dio la enhorabuena y siguió comprobando la libreta del compañero.
Yo aluciné en colores, me quedé atónita, perpleja  y, en ese momento supe que Dios existía, me acordé de todos los Santos y Angeles Celestiales del cielo y les di las gracias por mi buena fortuna exhalando un ahogado suspiro. Nuuunca más volví a tentar mi suerte por si acaso, al menos con D. Manuel, jeje...

También recuerdo mi primera actuación vestida de pastorcita... Fue por Navidades, Mari Val nos había enseñado un villancico que debíamos cantar en el escenario, delante de toooooodos los padres y los demás alumnos, uffff... ¡¡qué mal lo pasé!! Para mi aquello fue peor que la guillotina, siempre me ha gustado pasar desapercibida,  y ver a mi abuela jalando por la mano para decirme que me pusiera más alante... Ufff.... Yo intentando esconderme detrás de los demás y ella jala que te jala con la mano, y yo haciéndome la loca mirando para el suelo, jajaaajaja!!! Al final acabé casi en la "punta alante" porque a mi querida abuela sólo se le ocurrió decirle a mi señorita que apenas se me veía...
En realidad no sé que hubieran sido de aquellas fiestas sin mi abuela. Ella era la única persona que iba a verme actuar en las fiestas del cole. Se iba conmigo en la gua-gua escolar, comía en el comedor y volvía a irse conmigo en la gua-gua del cole. Yo adoraba a "Mamá Uca" y me sentía privilegiada de tenerla para mi solita esos días al año...

Por otra parte,, jamás he vivido la Navidad como en San Juan de Dios. Era entrañable... Creo que éramos los únicos alumnos que acabábamos las clases una semana antes de lo que era habitual en los colegios, jeje... Y esto era así porque, durante esos cinco días antes de las vacaciones, cada clase tenía que hacer en la pizarra un dibujo dedicado al nacimiento de Jesús que luego votábamos para elegir un curso ganador. Qué emoción me envuelve al recordar cómo decorábamos las clases... Cómo pintábamos el belén con las tizas de colores... Correteando por los pasillos y metiéndonos de polizones en otras aulas para plagiar alguna de las ideas que los demás habían tenido a la hora de dibujar...
También hacíamos concursos de tarjetas navideñas, creo lo organizaba la caja de Canarias, ¡¡y yo lo gané durante tres años seguidoooos!! Era una fiera dibujando, siempre me gustó. Mi madre tiene que acordarse de eso, jajaaajaja!!!

Otras de las cosas que recuerdo con muchísimo amor era las casi dos horas del recreo después del comedor... Ibamos a los remos, ahora se les llaman columpios, qué finura. Habían tres grandes parcelas llenas de "columpios", una era toda de toboganes pero a mi me daba miedo subirme a ellos porque eran gigantescos, bueno, quizás era yo la enanilla, con cinco añitos ya me dirán,  jeje... Así que siempre me iba a los remitos, allí me sentaba y las niñas más grandes me remaban hasta que aprendí hacerlo sola. Jo... la de horas que nos pasábamos Paqui y yo remándonos súper alto y cantando "coco guagua". Qué lindo renmemorar todo aquello, qué placer para los sentidos... 

El 13 de marzo de este año, a través del facebook, me enteré que se iba a organizar una reunión de ex-alumnos y  llamé enseguida al colegio para confirmar mi asistencia. Me sentía como una niña chica, emocionadísima con la idea de reencontrarme con mis viejos compis. Mi sorpresa fue que aquella mejor amiga, Migdalia, ¡¡también acudió!! Me alegré mucho de verlos a todos pero fue especial darle un abrazote a mi compañera de aventuras y desventuras. Aquí les dejo un par de fotos del momento, jeje...




8 comentarios:

Juanillo Banana dijo...

Hola Marga, que recuerdos, que orgulloso estaba yo de que salieras siempre en la revista, joder mi hermana era famosa jajajja, claro que era la revista del cole... Me acuerdo que te acompañé alguna vez y me encantaba porque era una aventura ir, por lo grande que era y las instalaciones que tenía aunque me daba un poco de yu-yu que hubiera tanto cura suelto....y lo que es la vida San Juan de Dios es el patrón de los Bomberos...Besos

inma dijo...

Es la segunda vez que escribo no sé que pasa pero cuando escribo o no sale o sale dos veces, que sí que yo me acuerdo de ir a San Juan de Dios y recorrer el gran patio (cancha) y también me acuerdo de algunas de tus amigas, recuerdo cuando ibamos a buscarte y mami nos llevaba la merienda y nos pegábamos un montón de tiempo allí.....

inm dijo...

no escribo más ya es la tercera y no sale lo publicado , que me acuerdo de tus amigas, de recorrer el gran patio y cuando mami nos llevaba muchas veces y tomábamos la merienda en esa época creo que el chocolate que nos daba mami era uno que me encantaba mummmmmmmmm que recuerdos !!!!!!!!!!!! Anda que bien se lo pasan también los cojos eh?????????????

ELI dijo...

Jijijiji creo que te falta nombrar a algún noviete... .... Yo no viví esa época pero si cómo me contabas tus anécdotas y lo bien que me lo pasaba escuchandolas jajaja te acuerdas cuando te decía por las noches...¿Marga cuéntame cosas de cuando eras pequeña? jajaja Que mal que lo te lo pasabas jodía jajajaja

€ll@... dijo...

Uy, ¡¡el pan con pocholate, uhmmmmm!! Me acuerdo, me acuerdo, jijiji... Y también recuerdo la ilusión q me hacía cuando iba mamá a buscarme al cole algún q otro viernes con mis tres hermanitos apretujaos en el peugeot, jajaja!!

Por cierto, no sabía yo q el patrón de los bomberos era el mismo q el de los cojos... Quizás x eso me gustan tanto sus calendarios, jaaajaja!!!

Chacha Eli, sólo tuve dos novietes en el cole... Javi q era guapísimo el condenao... Una vez me pilló jugando al teje y casi me muero de la vergüenza porque, al no poder saltar a la pata coja, las demás niñas me dejaban q pisara con los dos pies a la vez y para mi eso era una especie de complejillo, jeje...
Y Nicolás Falcón Hdez. Un compi de clase q se me declaró en 5º delante de toda la clase (incluída profesora)y q para más inri, me regaló un geranio q había arrancado del jardín en la hora del recreo, uffff... como para olvidarme de su nombre y apellidos jaaajajaaja!!!

¿Sabes q tu sobrino tb me pide q le cuente historietas x la noche? Si me vieras... inventándome enredos para entretenerlo y él muerto de risa, a veces pienso debería dedicarme a escribir, jajaja!!

De todas formas esta no será la única entrada q haga sobre mi etapa escolar, eh? Porque anécdotas tengo por un tubo, uffff... ¿Se acuerdan cuando fui con Migdalia al Corte Inglés y nos llevaron al sótano a cogernos los datos porque la muy loca se había llenado el bolso de pinturas? jaaaaaaaaaaaajaja!!!!

Hada Isol ♥ dijo...

Que hermosos recuerdos,me emocionaron mucho,y más cuando al final ví que se encontraron,realmente he vivido tu relato con mucho cariño,y ternura,me alegra de que tengas tan bellos recuerdos,yo tengo miles de amigas que desearía ver,ojalá se me dé! un abrazo!

sonia dijo...

Hola a todos, y en especial a Marga (que no se si me recordara) pero al igual que la mayoría de los que escribís aquí, yo también fui alumna de san Juan de dios, con lo cual es obvio que soy coja.

Ante todo quiero pediros disculpas si en algún momento alguien puede sentirse ofendido por lo que voy a decir, pero considero que al igual que en ese colegio se vivieron momentos buenos, también los hubo muy malos.

En mi experiencia personal, debo decir que yo lo pase muy mal, recibí “Palizas” por parte de alguna “Monja” (que no voy a nombrar) porque a día de hoy espero que este muerta. Yo era de las niñas internas, y me iba a casa los viernes y regresaba el domingo.

No voy a dar nombres de nadie, pero creo que todas saben a quien me refiero. Eso sin contar, con otras muchas cosas que pasaban en los dormitorios con “algunos curas”, momentos de gran tensión en los “Gimnasios” mientras nos hacían la “rehabilitación”….(con algunos curas) o porque no recordar….cuando (algunas) debíamos ir a ponernos las plantillas, arreglar aparatos ect…..donde también se vivieron momentos de tensión….

Les recuerdo como nos hacían impar los comedores, fregar las cacerolas, tener a mi cargo a una niña en silla de ruedas (que en ese entonces pesaba 100kl) y yo con 8 añitos levantarla a las 3 de la mañana, sentarla en su silla, llevarla al baño, esperar que hiciera sus necesidades, limpiarla, volver a sentarla en su silla, y volver a acostarla...
Al día siguiente, levantarla, vestirla y asearla para qui acudiera a clase. Me siento muy orgullosa de haber contribuido a que esa compañera yo le sirviera de ayuda, y no me arrepiento de nada de lo que hice por ella…pero pregunto…. ¿donde estaba la monja a las 3 de la mañana? ¿Por qué no eran ellas las encargadas de hacer ese tipo de cosas?
(Se la respuesta a esto, pero considero que hay cosas que es mejor callarlas y olvidar)

Chocolate??
Si, el que llegaba a cogerlo bien, pero el que no llegaba se quedaba sin merendar (les recuerdo que éramos cojos, y había que correr al patio, donde se ponían las monjas con el pan y chocolate contados y si había 200 niños ponían 150 de chocolate)
Navidades?? Si…el que no dormía allí dentro y pasaba 24 horas viendo lo que veía.
Nadie recuerda a Leyla? Nadie recuerda las palizas que recibió? La verdad es que me asombraría que nadie recuerde a aquella niña, ya que esa niña recibía un tortazo por el simple hecho de respirar…o por pararse a saludar a un” niño” mientras te dirigías a clase….o por el simple hecho de llevar el lazo de la falda mal hecho….o por pasar la mano por la pared aquella blanca, llena de rayitas que hacían la forma del ladrillo…


¡Quien se comía los helados, yogures, y golosinas que donaban las empresas como Kalise (en aquel entonces) ¿Yo no me las comí nunca, y si te veían cerca de la despensa vale mas que corrieras (el que podia) porque al que pillaba la “Moja encargada” (que nadie recuerda su nombre) sin preguntar te volvia la cara del reves de una bofetada.

Podría continuar describiendo una serie de situaciones que “YO VIVI” y considero que no se debe ser hipócrita, y de San Juan de Dios, hay que contarlo todo…lo bueno y lo malo.

Con este pequeño aporte, quiero deciros que en ningún momento he pretendido que nadie se sienta ofendido, y esa no ha sido mi intención.
Solo he tratado de ser lo más sincera que he podido, contacto las cosas tal cual la viví, y tal cual las recuerdo.

Tengo un grato recuerdo de muchas de mis compañeras, pero sinceramente, mi estancia allí marco mi vida para siempre… (Y de un modo nada bueno)

Un abrazo a toas/os

€ll@... dijo...

No sé por qué razón el blog no permite los comentarios...

Una mamá orgullosa...