miércoles, 22 de abril de 2009

Mi padre...

Dicen que las niñas, por regla general, suelen ser más “padreras” que los niños, mas no es mi caso. Yo siempre he sido muy “madrera”. Con mi padre siempre “he chocado” aunque eso no significa que no lo quiera muchísimo. De hecho, hay tres escenas grabadas en mi memoria que cuando las evoco llenan mi alma de un sentimiento tan bonito como nostálgico.
La primera que guardo de una manera especial data de 1975. Recuerdo que hacía unos meses había empezado en el colegio (San Juan de Dios) y la gua-gua me dejaba, junto con otros niños, en el Teatro Pérez Galdós. Por aquel entonces vivíamos en el Risco de San Nicolás y era mi madre quien normalmente me esperaba para llevarme a casa. Yo siempre me sentaba al lado de la ventana y conforme nos íbamos acercando a la parada empezaba a mirar impaciente hasta que la divisaba.
¡¡Ayyyy... qué sensación de alivio cuando la veía!! Era como si hasta ese momento hubiese contenido la respiración por miedo a que no viniera a buscarme y me quitaran un gran peso de encima al verla, a continuación la saludaba con mi manita y sonreía mientras ella caminaba en dirección a la gua-gua devolviéndome la sonrisa.
Pero aquel día fue muy diferente porque lo primero que vi al llegar a mi destino fue la gran sonrisa de ¡MI PADREEEE! dándome la bienvenida, ni siquiera bajé los dos primeros escalones de la gua-gua como acostumbraba hacer con mi madre porque enseguida me cogió en brazos, me llevó al kiosko que había en la plazoleta y me compró unos paraguas de chocolate y un bolso de “Pipi Cazalargas”, jajaja... Estaba hecho con la misma tela de los sacos papas de aquella época y tenía la carita de Pipi cocida en él, uyyyy... Cómo destacaban aquellas trenzas naranjas, jajaja!!
La segunda de ellas también creo ronda el mismo año pero no estoy muy segura, sólo sé que era un fin de semana y mi padre llegaba de unas maniobras o algo similar, incluso podía haber sido de la famosa “marcha verde” del Aaiún, no lo sé... El caso es que hacía días, semanas, que había estado fuera de casa y estaba a punto de regresar. Mi madre estuvo pendiente de su llegada asomada a la entrada y cuando lo vio nos dijo a mi hermano y a mi: -¡Venga, escondansen detrás de la puerta que ya viene papá!- Así lo hicimos y cuando mi padre entró a casa, salimos nosotros de detrás de aquella puerta de madera grandota y robusta gritando y saltando de alegría para darle la bienvenida, jajaja!! Jamás olvidaré la sonrisa y los ojillos chispeantes de mi padre al vernos.
Y el tercer recuerdo especial que tengo de mi padre es del año 1995, el día de mi Orla. Yo tenía 25 años y acababa de diplomarme en Trabajo Social por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Cuando recogí mi Orla y la rosa de manos del Decano y me dirigía a ocupar mi sitio de nuevo, miré hacia donde estaba sentada mi “gente” y vi como mi padre se enjuagaba las lágrimas...
No puedo describir el sentimiento que me inundó por dentro pero sí puedo decir que, en aquel momento di pleno significado al dicho “más vale una imagen que mil palabras”. Mi padre nunca ha sido muy comunicativo pero por primera vez su silencio reclamaba mi atención pues, por primera vez también, tuve la certeza que estaba orgulloso de mi...
Ahora ya saben de quién he heredado mi linda sonrisa y los ojillos de "Piolín". (Y es cierto, ¡¡no tengo abuelas!! jajaja...)
¡Te quiero mucho PAPUCHIII!

16 comentarios:

emmita dijo...

esus, voy a ser la primera en escribir un comentario y sólo digo que cuando tu padre lea esto va a inundar el salón de casa, je, je,
No me acordaba de la foto, que linda.

Cómo se nota que ya no tienes abuela hermana, lo digo por lo de la sonrisa y los ojos.

Además tienes más cosas lindas , no sólo eso

emmita dijo...

Por cierto me podrías dedicar una hojita en tu blog, aunque sea por las diabluras que seguro que te hice cuando era "más pequeña", je, je

Anónimo dijo...

Hola guapísima:
Desde luego, este es uno de los mejores homenajes que nadie podría hacer a sus padres y sobre todo, a los recuerdos de tu niñez.
Si tus padres son la mitad de sensibles que eres tu, me imagino que cuando lo leyeron tuviste que acercales un par de clines, para las lagrimas de felicidad que derramaron por tener una hija tan maravillosa como tu. Me encanta, y después de leer tu blog me has dejado sin palabras. Desde luego es muy tierno y te convino a que escribas un libro. Desde luego, talento a la hora de escribir no te falta, tienes a dos de tus amigas leyendo, enjugándose las lagrimas y enternecidas con tu página.
Mis más sinceras felicitaciones.
Tus amigas, Mapy y Bego

Juanillo Banana dijo...

Aquí estoy de nuevo, el machito de la casa ataca de nuevo... bueno hermanita mayor que no por ello la más vieja, me sigues impresionando con tus recuerdos y la forma de expresarlos, de verdad que si lo de la casa no me sale, te produzco el libro. En cuanto a papi decirle que siempre lo admiré y quise ser como él, para mi siempre fue y es un super héroe, siempre quise ser tan fuerte como él, tan guapo como él, tan valiente comó él, y tan inteligente como él, como me gustaba de pequeño jugar a ser soldado (iba ascendiendo de graduación a la vez que él, pero sin tanto esfuerzo claro...), aunque ya de mayor no hice ni la mili y además él me ayudó a que no la hiciera... perdona por meterme en la cama entre tú y mami cuando tenía miedo, que por cierto era muy a menudo, ahora se que te jorobé alguna noche de pasión, pero miralo por el lado positivo, hubieras tenido familia numerosa mucho antes...ja,ja,ja. Aunque no lo creas tengo muchos recuerdos y momentos especiales contigo... Cuando me regalaste la escopeta al aprobar 8º, el equipaje de Arconada, cuando me abrazaste al aprobar 3º BUP, cuando me explicabas las fracciones y no me enteraba, te acuerdas también del carné de conducir, ja,ja, y decías "hoy para atrás como los cangrejos"..., el ajedréz en uno de tus viajes para el ascenso a Brigada creo recordar... tantas cosas que tendría que hacer un blog, pero ya para eso está tu hija Margarita que lo hace de maravilla, quiero decirte que también te quiero un montón aunque no te lo digo mucho (en eso si me parezco a ti...)

Juanillo Banana dijo...

Por cierto se me olvidó que también te admiro por aguantar al Sargento de tu mujer....osea mi madre...jajaja. Eso si que se merece una medalla al valor.... No te enfades mamuchi....

la tercera en discordia dijo...

bueno ahora me toca a mí el turno, que decir al respecto, creo que tenemos que dar gracias a los padres que tenemos, ya que sin ellos la verdad no seríamos nadie, recordar como no que ellos siempre quieren lo mejor para sus hijos aunque nosotros no lo creamos así, ahora que soy madre comprendo muchas cosas, que decir de las líneas que dedicas a papá, que son muy bonitas, que seguro que él sabrá que todos los hijos, lo quieren aunque sea una diferente a mamá, pero también nos ha enseñado a ser como somos, y a tí MARGA ¿porque no empiezas a escribir un libro con toda tu experiencia, te animo a seguir escribiendo, para que todo el mundo sepa la vida tan bonita que has tenido con sus alegrías y sus penas, un besote

€ll@... dijo...

Me encanta entrar en mi blog y comprobar que tengo escritos nuevos comentarios, más que nada porque es una satisfacción personal saber que las personas que quiero (compis, amigos, familia, etc.) siguen los pedacitos de mi vida y encima les gustan, jajaja...

Ahora llevo a rastra una especie de agenda donde anoto cualquier acontecimiento pasado que me viene a la cabeza. De hecho, estoy sopesando agregar una entrada sólo con el título: “anécdotas”, pues haberlas haylas y muchas, jajaja!!

Mi hermanita Emma, además, ha propuesto dedique en el blog algunas palabras sobre sus travesuras, y no crean, eh?, ya tenía en mente brindarles una mención especial a cada uno de mis hermanos aunque... ¡¡SON CUATRO!! y espero no cansar a los que ya tienen el valor de leerme, jajaja!!

Mi idea es ir alternando las historias para no aburrir al personal y creo que la próxima irá dedicada al primer embarazo de mi madre, o sea, el mio, que digamos fue... ¿el diferente?. Bueno, supongo todos fueron distintos, quizás al mio se añadió ciertas peculiaridades o connotaciones que lo hicieron particularmente “especial”.

Agradecer a todas las personas que, directa o indirectamente, son fieles seguidores de esta vida en retales escrita a través de un blog. Aquellos que la exploran por primera vez y a quienes están a punto de descubrirla.

Ah! y advertirle a mi hermanito, ya saben... el más guapo, valiente, alto, o sea, el único, que como siga aprovechándose de esta página para exponer sus compilaciones le cobraré derechos de autor, ¡¡jajajaja!!

BECHITOS y ACHUCHONES para todos, Marga...

La peke de la familia dijo...

Por diooos me he retrasadoooo!!! Soy la última en escribir :-((( No volverá a pasar!!! Margaaa, yo recuerdo una anécdota que me contastes cuando yo era pequeña (aunque no se si es verdad, o me lo contabas para hacerme reír), me contastes que papá una vez te dejó en el coche junto a la tarta de cumpleaños, y que cuando llegó te habías comido la casita de chocolateeeee jajajajaja Te acuerdas cuando te pedía que me contaras cosas de cuándo eras pequeña jajaja m reía montón jajajaja.
No quiero ni imaginarte la carita de papuchi leyendo esto.... todo lo que habrá lloradooo.
La verdad que leyendo tu blog, me siento super orgullosa de toda la familia, y aunque no tengo hijos (bueno Panchito es como si lo fuera jejeje) admiro a mamá por haber criado tan bien a sus cinco hijos y a papá también por supuesto... Quién no enseñó a hacer la raíces cuadrada... pasar de metros a mm. y de mm a km jajajaja yo me acuerdo de eso, porque gracias a él mamá no terminaba agarrándome de los pelos intentando explicarme los problemas jajajaja Bueno, si vas a dedicar un apartado a cada uno de tu hermanos, por favor, no cuentes lo mío con el colacaoooo por diooooooooooooooos jajaja. Y por último decirles a todos mis hermanos y a mamuchi (juan luis, sólo yo puedo llamar papuchi y mamuchi, eso es MIO) y a papuchiiii. OS QUIEROOOOOOOO :-)

La peke de la familia dijo...

Ahhhh se me olvidaba, no hará falta decir que soy los ojitos de papá y mamá jajajaja simplemente era por si se les había olvidado este detalle jajajaja

emmita dijo...

Estás bonita , el renacuajo pegado, éste.
Eli pero todavía no sabes que te recojimos en un contenedor de basura, y si no piensa , eres la única de la familia, pija, osea, jopetas, fina , no te da pistas , que hueles la caquita de tu ahijado que huele a rosas .... y siempre estás ¡ uf, que mal huele jopetas¡ .je,je,je

se me olvidaba añadir ...a rosas podridas, por cierto.

Un besito para todos

€ll@... dijo...

JUM... Al final, por primera vez en mi vida y, sin que sirva de precedente, voy a verme en la difícil tesitura de... ¿¡PONER ORDEN como hermana mayor que soy?! jajaja...

Aunque... Eli, lo siento, yo nunca te lo dije porque eras la pezqueñita, pero es cierto. Mamá no es que te recogiera del contenedor de basura sino que te trajo el portero en una caja de zapatos (quizás por eso te gusten tanto, já!) y como nosotros ya éramos cuatro imagino pensaría: -"total, una más no le importará, ¿no dicen que donde comen 4 comen 5?"-
Y te dejó delante de la puerta del 2º A, jijijiji....

PD. Lo primero que iba a contar era lo del Cola Cao, joooo... Aunque con la misma descubro tu gran secreto, ¿recuerdas? Cuando vistes a Melchor con las zapatillas doradas y capa roja, jajaja!! Y luego te preguntas de dónde saca mi hijo tanta imaginación, jajaja!!!

La Peke dijo...

Marga eso es un golpe bajo jajaja Los niños no mienten, así que estoy segura que ví al Melchor jajajaja y siempre me he fijado en los zapatos jajajaja Si no, que se lo digan a papa cuando fue a la guardería de papa noel jajaja.

La Peke dijo...

Por cierto, la envidia es muy mala, y eso de que yo soy recogida.... No será que con la misma soy la única hija biólogica???? yo no les veo gran parecido con mamá y papá....

INMA dijo...

BUENO QUIEN DICE QUE YO NO ME PAREZCO A MAMA YA QUE INCLUSO ME VEN POR LA CALLE Y SABEN QUE SOY HIJA DE MARGARITA !QUE FUERTE ! POR LO MENOS YO PUEDO DECIR QUE SI SOY, PUESTO QUE MI CARA YA LO DICE TODO, AUNQUE DE PAPI TENGO EL CARACTER UFFF MENOS MAL

Marga dijo...

... Y las llaves en el cochecito de Guille, ay yayayyyy... jjajaja!!!!

inma dijo...

la verdad que no pierdo la pequeña cabeza que tengo porque va con mi cuerpo a todos lados porque seguro que ya estaría perdida por algún lado

Una mamá orgullosa...